Categorías
Gerenciar

Había una vez…

¿Recuerdas cuando escuchabas estas palabras de niño? ¿Te ha tocado observar como los niños pequeños reaccionan a esto? Simplemente hacen silencio y prestan atención ¿Por qué? La cuestión es muy simple nuestro cerebro ha evolucionado para escuchar historias.

Los seres humanos nos hemos contado historias desde tiempos inmemorables. Desde antes del lenguaje escrito.

¿Por qué es importante todo esto te preguntarás? Resulta que en nuestras empresas deseamos que la gente tome decisiones, queremos que sea autónoma, que sepa que hacer cuando nosotros, los mandos o gerentes, no estamos disponibles.

Llegar a ese punto de autonomía toma tiempo y no podemos simplemente enseñar todo lo que hemos aprendido a la gente, tampoco podemos escribir todo en procedimientos, no es práctico.

¿Qué hacer entonces? Pues resulta que podemos usar historias. Las historias proveen un marco de actuación para la gente. Un niño que haya escuchado una historia, al enfrentarse a una situación podría preguntarse ¿qué haría mi superhéroe favorito en este caso? Y eso le da un marco para tomar decisiones y actuar.

Las historias son una excelente forma de contribuir a crear la cultura de la empresa. Los gerentes necesitan escoger bien a sus héroes y escoger bien las historias que quieren contar a la gente. Estas historias ayudarán a forma el marco de actuación para favorecer la toma de decisión autónoma.

Las historias, puede además favorecer la toma de acción. Los datos, los números, los hechos son importantes, pero no mueven a la gente. Aunque pensamos que somos racionales, resulta que somos más emocionales. Y las historias conectan con nuestra emociones.

Con las historias podemos:

  • Incitar a la acción
  • Comunicar quienes somos (como líderes)
  • Comunicar lo que es la empresa
  • Transmitir valores
  • Promover la colaboración
  • Compartir conocimiento
  • Guiar a la gente hacia el futuro

(Denning, Stephen, The Leader’s Guide to Storytelling, Jossey-Bass)

Las historias ayudan a forma la cultura y a establecer los límites dentro de los cuales queremos que la gente actúe, así como proveer de una luz, un camino sobre el cual tomar decisiones ante la incertidumbre.

¿Cuentas historias? Seguramente sí. Te invito a escribir las historias que cuentas a tu gente. Al menos una lista de ellas. ¿Son historias de éxito? ¿Conectan emocionalmente?

Al final la gente se acuerda de las historias más que de los hechos. Por ello no hay que dejar de lado su utilidad. El tema de contar historias o el “storytelling” dentro del ámbito corporativo ha tomado una relevancia enorme en los últimos años. Tanto en la creación de cultura y el liderazgo como en términos de generar influencia y ganar clientes y adeptos a una marca.

Este tema es muy amplio y nos dará mucho de que reflexionar en publicaciones posteriores.

2 respuestas en “Había una vez…”

Luis, gracias por invitarme y seré un frecuente lector de tu blog.

Excelente tema, y debo comentar que inclusive varias series y películas recientes, tocan esta metodología.
Para tener historias que contar, hay que generar conocimiento y saber guardarlo para ser oportuno su uso. Es decir ponerlo en blanco y negro.

Raúl, gracias por suscribirte.

Como bien comentas, es un tema de actualidad, aunque sea un mecanismo de comunicación, influencia y creación de cultura milenario. Y en las empresas podemos aplicarlo muy bien. Ya estaré comentando de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *