Categorías
Gerenciar

El Ejecutivo al Minuto

Tal vez el primer libro de negocios que tuve en mis manos, me lo entregaron durante un programa de entrenamiento en el grupo de Profesionistas Base de Grupo DESC allá en 1995, se llama el “Ejecutivo al Minuto” de Ken Blanchard.

El libro inicia con esta frase:

El símbolo del Ejecutivo al Minuto – la lectura de un minuto en la esfera de un moderno reloj digital – tiene por objeto recordarnos que cada día debemos de dedicar un minuto a contemplar el rostro de las personas que están bajo nuestra dirección. Y también sirve para hacernos percatar de que esas personas son nuestro “capital” más importante.

Ken Blanchard y Spencer Johnson

El libro trata de un joven ejecutivo en búsqueda de un “director ejecutivo eficaz” para el cual trabajar y aprender para posteriormente convertirse él en uno.

En su camino encontró jefes duros y otros bondadosos. Pero no eran lo que buscaba o no le compartían sus secretos. Finalmente, en una ocasión escuchó sobre un director del que la gente decía “que le gustaba trabajar con ese hombre y que, juntos, conseguían resultados.”

El libro narra los encuentros entre el joven y el director y cómo el primero va descubriendo el secreto del director para la eficacia y tener a la gente contenta. Inclusive el joven acaba hablando con el personal del director para corroborar lo que aquel le dice.

Algunos de los puntos que se comentan son:

  • Lema: “Las personas que se sienten satisfechas de sí mismas logran buenos resultados“.
  • No tomar decisiones por sus subordinados.
  • Volverse un Director al Minuto. Esto es dedicar el menor tiempo con la gente posible para lograr resultados.
  • Primer secreto: La previsión de Objetivos de un Minuto. Consiste en acordar las necesidades que hay que satisfacer y debe expresarse de tal manera que quepa en una sola hoja de papel. Se formula una por cada objetivo. Se utiliza el principio del 80-20 (priorizar) y solo se establece un Objetivo de un Minuto para el 20% relevante. Esto incluye definir los medios para la realización, las normas de actuación.
    • Concretar los objetivos.
    • Prever los medios para su realización práctica.
    • Escribir en una sola hoja de papel, no más de 250 palabras.
    • Leer y releer el objetivo. No debe tomar más de un minuto cuando se haga.
    • Dedicar al menos un minuto al día a revisar como marcha la tarea.
    • Cerciorarse que la ejecución práctica concuerda con el objetivo.
  • Segundo secreto: Los Elogios de un Minuto. Dedicar tiempo a la gente, al inicio. A la hora de definir la tarea y la responsabilidad.
    • Lema: “Ayude a la gente a alcanzar su máxima eficacia. Sorpréndala mientras hace algo bien“.
    • Decir a la gente que se les dará su opinión, sin rodeos, sobre la marcha del trabajo.
    • Elogiar inmediatamente cuando la gente lo merezca.
    • Decir de manera concreta qué es lo que se hizo bien.
    • Expresar la satisfacción por el trabajo bien hecho y como eso beneficia a la organización y al resto de los colaboradores.
    • Hacer una pausa para que perciban la satisfacción sobre el trabajo bien realizado.
    • Animar a que continúen procediendo del mismo modo.
  • Tercer secreto: Las Reprimendas de un Minuto. Esto es reaccionar oportunamente cuando una persona que sabe hacer una tarea comete un error. Siempre comprobando de antemano los hechos.
    • Avisar al persona que les hará saber claramente cuando trabajen bien, pero también cuando lo hagan mal.
    • Primera parte de la reprimenda:
      • Realizarla de inmediato.
      • Mencionar en concreto lo que se hizo mal.
      • Comunicar lo que se piensa respecto a lo que se hizo mal.
      • Hacer una pausa para que perciban la molestia o insatisfacción sobre la tarea mal realizada.
    • Segunda parte de la reprimenda:
      • Dar la mano o una palmada en la espalda para expresar que se encuentra de su lado.
      • Recordarle que le tiene en gran estima.
      • Reafirmar que lo tiene en buen concepto, pero que no es posible elogiar el trabajo.
      • Hacer ver que cuando la reprimenda se terminé no habrá más por ese concepto.
  • Lema: “El mejor minuto del día es el que se invierte en el personal“.
  • Recomendación a la gente: “Invierta un minuto en examinar sus objetivos, en comprobar el rendimiento de su tarea, en comparar la adecuación de su trabajo con sus objetivos“.
  • Recomendación al director: “Las previsiones de objetivos determinan ciertos comportamientos. Las consecuencias (elogios y reprimendas) refurzan esos comportamientos“.

Este libro es de los años 80’s y representa mucho del pensamiento, sobre todo de Blanchard, respecto al liderazgo. Algo que se ve reflejado en toda su obra.

Este es un libro que vale mucho la pena leer, es muy corto y escrito en forma de novela o cuento. Que es un estilo muy gustado por Blanchard.

En lo personal creo que es un libro que debe ser una lectura obligada por cualquier mando medio, gerente o director. ¿Lo has leído? ¿Qué opinas de él? ¿Has puesto en marcha sus recomendaciones?

https://www.amazon.com.mx/El-ejecutivo-minuto-Ken-Blanchard/dp/6073129270/ref=sr_1_1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *